El costo del peor Congreso de la historia de Chile

0
8052

Los senadores y diputados reciben una “dieta” igual al sueldo de un ministro de Estado, es decir, nada más y nada menos que $9.349.851 mensuales. Como si esto fuera poco, perciben, además, asignaciones, las cuales son distintas para diputados y senadores, y cuyo detalle daré a continuación. 

La asignación parlamentaria que recibe un senador es de $23.632.824 al mes. Por tanto, cada senador nos cuesta a los chilenos $33 millones de pesos mensuales; esto es, un poco más de $395 millones de pesos al año. Dado que son 43 senadores, el costo anual del Senado supera los $17.000.000.000.

Por su parte la asignación parlamentaria que recibe un diputado, a su vez, es de $11.434.322 al mes. Por tanto, un diputado cuesta alrededor de $21 millones de pesos mensuales; esto es, casi $250 millones de pesos al año. Siendo 155 los ‘honorables’ diputados, el costo anual supera los $38.500.000.000.

Es decir, el costo para los trabajadores y emprendedores que generan riqueza, viven endeudados y pagan impuestos es $56.000.000.000 sólo en dietas y asignaciones de nuestros diputados y senadores, que no generan riqueza, no viven endeudados y más de alguno se sabe que tiene deudas tributarias. 

Como si esto no fuera suficiente, según cifras de la Dirección de Presupuestos (Dipres), a la Cámara de Diputados se le asignaron este año $72.534 millones en total. El gasto total del Senado, por su parte, es $43.043 millones de pesos. Sumando ambas cifras obtenemos $115.577.000.000 y no los $56.000.000.000 del párrafo anterior. O sea, hay asignados $59 mil millones de pesos adicionales para pagar al personal que trabaja en el Congreso. Desconociendo cuántas personas trabajan para los 198 congresistas, pero tomando el supuesto de que fueran 1.000 personas, cada una de ellas ganaría en promedio $4.916.000 mensualmente (una cifra que cualquiera de los chilenos emprendedores y trabajadores, que tanto se esfuerzan mes a mes, corren riesgos, generan riqueza, empleo, bienes y servicios necesarios, estarían encantados de recibir mensualmente). 

Pero, lamentablemente, aún hay más. En esa cifra faltan los $12.978 millones de pesos para la Biblioteca del Congreso y $1.380 millones de pesos para el Consejo Resolutivo de Asignaciones Parlamentarias (en el cual, cada uno de sus sólo 5 miembros ganaría entonces $23.000.000 al mes).

 En resumen, sumando todo, el actual Congreso nos cuesta a los chilenos USD 155.000.000 al año (suponiendo un tipo de cambio de 840 pesos por dólar). Carisimos y mal preparados, además de un montón de vírgenes laborales y otros apernados que jamás han trabajado en el sector privado. 

Son una vergüenza nacional. 

 

José Francisco Cuevas V.jose-francisco-cuevas