Santiago en llamas, Se cruzó la línea

0
1220

Hoy Santiago vive momentos muy difíciles, años que no se veía este nivel de violencia y anarquía. Ver una micro quemada, paraderos destruidos, estaciones de metro completamente destrozadas, personas caminando kilómetros para llegar a sus casas, muestran la peor cara de nuestro país.

La razón, era demostrar el malestar ciudadano por el alza de $30 pesos en el pasaje del Metro, en sociedades civilizadas y desarrolladas se puede protestar, respetando siempre al prójimo, la propiedad privada y el orden público. Pero en nuestro país esa línea de cruzó, creo que tampoco la idea fue manifestarse pacíficamente, existe un componente político e ideológico de destruir el orden establecido.

Ahora esto ha sido una bola de nieve que no se supo contener a tiempo, quizás por bajarle el perfil a los actos terroristas en la Araucanía, por no querer tomar sanciones drásticas con delincuentes disfrazados de estudiantes y una clara movilización con fines políticos, perfectamente orquestada por la izquierda radical, que tiene como único fin que nuestro país no progrese y dónde reine el caos. Una vez electo el Presidente Piñera muchos prometieron que no lo dejarían gobernar, la promesa la están cumpliendo desde el día uno.

Tener políticos diputados y senadores apoyando la destrucción del transporte público, el metro y la propiedad privada es inconstitucional, además de aberrante. No pueden bajarle el perfil y llamar a lo que ocurre hoy desobediencia civil, es delincuencia con todas sus letras.

Por este camino se destruye la democracia, ya cuando quienes legislan validan la violencia y delincuencia, quedan muy pocos puntos de encuentro para avanzar hacia un país más próspero, seguro y dónde den ganas de vivir.

Esto solo demuestra una vez más la verdadera cara de la izquierda Chilena, quién no ha progresado en nada. Sigue siendo la misma izquierda marxista de finales de los años 60, con contadas excepciones. Esta izquierda incapaz de perder el poder y quién tiene un pie en el Congreso y el otro en la calle en los movimientos más radicales.

La izquierda busca un mártir, alguien que muera por una causa que quizás no entiende, para utilizarlo con fines políticos y desmantelar por completo a nuestros Carabineros y fuerzas armadas, así y solo así tener una sociedad indefensa incapaz de defenderse, y gobernar democráticamente o por medio de la fuerza.

Un día muy oscuro para nuestro país

José Francisco Cuevas V.